El equipo de gobierno justifica la cifra de 945 millones al incluir partidas tales como juventud, voluntariado o mantenimiento de colegios.

2

María Prado de la Mata califica de “interesada fabulación de la realidad” que el Área presuma de tener “los Servicios Sociales más potentes de todos los Ayuntamientos” con recortes en ayuda a domicilio, listas de espera de más de un año, copago en teleasistencia o ratios muy por debajo de lo que marca el Plan Gerontológico Nacional.

Cuando se habla de servicios sociales casi todo el mundo sabe de qué se habla. El equipo de gobierno de Ana Botella es la excepción. No por desconocimiento sino por su afán de tergiversar los datos con el ánimo de confundir. En su balance de los años 2012-2013 la alcaldesa aseguraba que en ese periodo se habían destinado a Servicios Sociales un total de 945 millones de euros. Como al Grupo Municipal de IU no le salían las cuentas en la Comisión Informativa de hoy ha pedido que se le explicaran.

De ello se ha encargado el coordinador general del departamento, Carlos Martínez Serrano, quien, como era previsible, ha venido a decir que se considera un servicio social todo aquello que sirva para encontrar una cifra lustrosa que ocupe un buen titular de prensa. De hecho admite que entre las partidas que se contabilizan están, por ejemplo, las de juventud, voluntariado o las que se asignan para el mantenimiento de colegios.

La portavoz de IU en esta materia, María Prado de la Mata, expuso las suyas, es decir, aquellas que se ciñen a lo que se entiende por Servicios Sociales. De esta manera recordó que en 2012 el presupuesto fue de 232 millones y que en 2013 se redujo a los 203 millones. “Si sumamos a esta cifra los recursos de las Juntas tendremos 136 millones por año y si a esto sumamos cinco millones de ayudas de emergencia social obtendremos en total 717 millones de euros; lejos de lo dicho por Botella”. Por si fuera poco, a esta cifra hay que restarle 140 millones que en esos dos años aportó la Comunidad de Madrid y 18 millones más en minoraciones presupuestarias posteriores. Es decir, casi 400 millones menos de lo que se aseguró ante los medios de comunicación.

“En resumen, concluyó De la Mata, que sólo desde una interesada fabulación de la realidad se puede presumir de tener los servicios sociales más potentes de todos los ayuntamientos españoles, como con modestia los ha definido el coordinador, cuando se recorta en ayuda a domicilio y otros programas, se establece el copago en la teleasistencia y no se cumplen los ratios marcados por el Plan Gerontológico Nacional; esa es la realidad por muchos balances que interprete de forma más que libre la alcaldesa de la ciudad”.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


¡¡Arma el Puzzle!! (control de spam)