Izquierda Unida denuncia la deriva ultraconservadora y eclesiástica de la reforma educativa que impulsa Wert

La diputada y portavoz en la Comisión de Educación, Caridad García, junto al Área Federal de Educación de IU, destaca que el blindaje que se busca de la enseñanza en castellano en las comunidades con otra lengua cooficial supondrá que “por primera vez en el Estado español se va a financiar con dinero público la escolarización en centros privados no concertados”

La diputada y portavoz de Izquierda Unida en la Comisión de Educación del Congreso, Caridad García Álvarez, valora que los nuevos cambios introducidos en el anteproyecto de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad de la Educación (LOMCE) impulsado por el ministro José Ignacio Wert “suponen que la contrarreforma educativa gira, si cabe, aún más a la derecha. Vamos hacia una ley que busca fundamentalmente cumplir con los dictados de sectores ultraconservadores del PP y de la jerarquía eclesiástica más integrista”.

Para García Álvarez y el Área Federal de Educación de IU “se está intentando evitar la fuga del alumnado de sus clases de doctrina católica. Al mismo tiempo, se busca ampliar todavía más los conciertos educativos. El objetivo es sufragar con dinero público la escolarización en centros privados para ‘españolizar’ al alumnado, como ya dijo Wert sin rubor, y para satisfacer los objetivos económicos y de negocio de la patronal educativa privada, mayoritariamente católica”.

Izquierda Unida entiende que el último borrador del proyecto de ley incide en que las familias del alumnado deben optar por que sus hijos e hijas cursen la materia de Religión o bien la de Valores Culturales y Sociales en Primaria, y Valores Éticos en Secundaria. Actualmente la asignatura de Religión es voluntaria para el alumnado y no hay obligación de cursar ninguna alternativa académica evaluable.

“Rechazamos frontalmente –señala García Álvarez- que se quiera volver a la LOCE del Gobierno de José María Aznar de 2002. El sistema educativo no está para poner como prioridad el hacer concesiones esenciales a la Conferencia Episcopal y a sus reclamaciones para imponer una alternativa evaluable a la Religión y que nadie se pueda escapar de esas clases de adoctrinamiento”.

La diputada de IU señala que “Wert sigue dando pasos de gigante para pasar de un anteproyecto ya de por sí malo, rechazo también por el Consejo de Educación, a otro nefasto que lleva a una deriva fundamentalista que hace cada vez más difícil la negociación cuando llegue el trámite parlamentario”.

Caridad García, junto al Área de Educación de IU, alertan de que no quedan ahí las concesiones a las exigencias histórica de la patronal de la enseñanza privada concertada y del sector de la derecha extrema del PP. “Wert impone la ampliación en dos años de la duración del concierto educativo en primaria, pasando de la actual duración mínima de cuatro años hasta seis. Más negocio para la concertada y mayor consolidación de la privatización educativa”.

Además, el nuevo texto “pretende blindar la enseñanza en castellano en las comunidades autónomas con otra lengua cooficial. Se promueve así un nuevo negocio para las empresas privadas del sector educativo. Para ello, se abre la posibilidad de subvencionar a quienes escolaricen a sus hijos e hijas en centros privados que impartan la enseñanza en castellano”.

Caridad García destaca que “por primera vez en el Estado español se va a financiar con dinero público la escolarización en centros privados no concertados. Es un paso más en la deriva privatizadora de la Educación que el Gobierno de Mariano Rajoy impulsa desde hace tiempo”.